Inicio -> Vila-real -> Estructura económica

Estructura económica

Estructura económica naranjos

Origen

La historia de la estructura económica de Vila-real es, posiblemente, uno de los modelos más completos que podemos encontrar para caracterizar el devenir de la Comunidad Valenciana litoral.

Desde su fundación en el s. XIII hasta la primera mitad del s. XX, el municipio basó todo su potencial económico en una agricultura mixta de secano extensivo ¿viña, olivo, cereal y algarrobo- y de huerta intensiva en los s. XVII-XVIII ¿seda, cáñamo¿. Esta situación, que permitía la autosubsistencia y un pequeño margen de beneficios muy ocasional, cambió radicalmente con la aparición del naranjo.

La naranja

El naranjo transformó, directa e indirectamente, los pilares de la idiosincrasia de la ciudad. Entre 1880 y 1960, se convirtieron 3.500 hectáreas de secano a regadío. Además, se desarrolló una industria de transformación de cítricos y subsidiaria (pozos, mecánica, artes gráficas, maderas), y el comercio para su exportación, que conectó la ciudad con el mercado español y europeo.

Todo este proceso generó un crecimiento económico que impulsó actuaciones importantes en materia de infraestructuras viarias ¿desviación de la N-340¿, urbanísticas ¿ensanchamiento, avenida del Cedre¿, equipamientos domésticos colectivos ¿ferrocarril, electricidad, agua potable¿ y servicios ¿Caja de Ahorros de Vila-real, Caja Rural, Sindicato¿.

La industria azulejera

Pero las nevadas de 1946 y 1956 y las fuertes lluvias y heladas del primer lustro de los años 60, descubrieron los peligros de una estructura productiva dependiente sólo de un producto y de la necesidad de diversificar y enriquecerla. La política de fomento de la vivienda y del turismo que caracterizan los años 60 determinó que se optara por invertir en una industria tradicional de la comarca: la azulejera.

Así, en pocos años, se levantan las primeras empresas cerámicas de la ciudad y esta industria desencadena una importante inmigración que duplicará el censo de la ciudad y la hará crecer.

El primer ajuste industrial azulejero de los años 70 comporta más tecnología, la apertura progresiva al mercado exterior y la creación de nuevas fábricas más alejadas del casco urbano. En estos años llega la A-7 y se consigue la circunvalación de la N-340, los auténticos ejes canalizadores de los flujos socioeconómicos e integradores de la ciudad en el corredor mediterráneo de desarrollo.

La segunda reconversión industrial de los años 80 hizo avanzar en la aplicación de nuevas tecnologías y tendencias en diseño, calidad, producción, productividad y ventas.

La envergadura del crecimiento desde los años 1960 creó un conjunto de economías de escala y de concentración que atrajeron hacia la ciudad sucursales de empresas nacionales y extranjeras. Mientras, el tejido socioeconómico de la ciudad, que gravita alrededor del subsector del azulejo y en menor medida relacionado con la agricultura y el sector servicios, se hace más complejo y sobre todo muy dinámico. Los pavimentos y revestimientos configuran un ciclo productivo, cerrado e integrado en la ciudad, que la convierten en el centro azulejero más importante de España y en uno de los más notables de Europa.

Ciudad de servicios

Todo este importante proceso de crecimiento económico tiene su reflejo en la vida ciudadana. Vila-real es la segunda ciudad de la provincia y una de las más grandes de la Comunidad Valenciana con respecto a población y se convierte por méritos propios en centro comarcal de servicios (Hospital Comarcal de la Plana, Agencia Tributaria, Palacio de Justicia, Comisaría Nacional de Policía, UNED, etc.), además de disponer de un potente sector terciario comercial y un incipiente sector turístico.Estructura económica Hospita de la Plana

La crisis económica y financiera de principios del siglo XXI ha afectado notablemente a la estructura económica de la ciudad. Aun cuando la actividad industrial y azulejera sigue siendo motor económico y referencia en el sector cerámico en ámbitos supramunicipales, Vila-real busca de nuevo, como hizo a mediados del siglo XX, una diversificación económica que la ha llevado en la actualidad a reforzar su posicionamiento como ciudad prestadora de servicios de referencia comarcal y a avanzar en una nueva línea estratégica de desarrollo económico sobre el eje de la innovación que le ha permitido obtener, en noviembre de 2011, la distinción de Ciudad de la Ciencia y la Innovación otorgada por el Ministerio de Economía y entrar a formar parte de la red Innpulso de ciudades innovadoras.

Plaça Major s/n. 12540 Vila-real (Castelló)
Teléfono: 964 547 000 | Fax: 964 547 032 · Correo electrónico: atencio@vila-real.es